Agenda aeronáutica de Córdoba

*1 de julio de 2017 - GOL empieza a volar Salvador de Bahía - Aeropuerto Córdoba

*17 y 18 de agosto de 2017 - Encuentro nacional de Aero Boero - Morteros
*16 y 17 de septiembre de 2017 - Festival Aéreo - Las Varillas
*23 y 24 de septiembre de 2017 - Festival Aéreo - Villa María
*30 de septiembre y 1 de octubre de 2017 - Festival Aéreo - Bell Ville
*6 y 7 de octubre de 2017 - Festival Aéreo - Marcos Juárez
Flightradar24.com

viernes, 27 de marzo de 2015

Vuelven vuelos Córdoba - Miami: Cronología de una ruta histórica (parte 1)

El 16 de marzo pasado, Aerolíneas Argentinas anuncio sorpresivamente la restitución de los vuelos Córdoba - Miami en Airbus A340, siendo la primera operación desde el aeropuerto Taravella el próximo sábado 4 de julio.
Hace pocos días también se habilito la venta de tickets, por lo que será importante ver el avance de las ventas de aquí en más, y el éxito que eventualmente podrán tener estas frecuencias.
Las partidas que serán dos por semana, significan el regreso oficial de los vuelos regulares entre nuestra ciudad y Estados Unidos, 16 años después de que Aerolíneas Argentinas levantara la ruta en diciembre de 1998, tras haber operado en Pajas Blancas durante seis meses en los gigantescos Boeing 747.
Sea o no con fines electorales, la vuelta de este destino en el mapa de opciones de los cordobeses es una buena noticia y cae como una bendición desde el cielo, y esperanza aun mas, con una hipotética vuelta de los vuelos a Madrid en el futuro.
Pero antes que pensar en lo que se viene es bueno remontarse al pasado, y analizar un poco la rica historia de la ruta Córdoba - Miami - Córdoba.
Esta cronología comienza allá por el año 1979. A fines de la década del 70’, la aerolínea de bandera argentina se lucia en Córdoba. Por aquel entonces se inauguraban los vuelos de Córdoba a Miami en “modernos” Boeing 707, mientras ya estaban establecidos desde un poco antes los que unían a nuestra capital con Madrid en Jumbos.
El vuelo se iniciaba en Ezeiza y despegaba desde la docta los días miércoles y domingos a las 14hs. Entresemana se operaba con escala en Bogotá, y los findes non-stop llegando a Miami nueve horas después.
Los regresos eran los jueves tras la parada técnica en Colombia, y los lunes directo desde Estados Unidos, con horario de aterrizaje en Córdoba a las 21:30hs ambos días.
El suceso era nada más ni nada menos que romper con la hegemonía de “todo pasa por Buenos Aires”, y un grito de independencia aeronáutica y de conectividad del interior del país.
En 1979/1980, el aeropuerto de Córdoba tenía vuelos de Aerolíneas Argentinas desde Rio de Janeiro, Lima, Santa Cruz de la Sierra y Santiago de Chile en el plano regional, y en lo que a cabotaje se refiere las posibilidades eran Rosario, Neuquén, Bariloche, Salta, Mendoza, Tucumán, La Rioja, Catamarca, Jujuy y Mar del Plata (en temporada alta). Un hub con todas las letras que se cumplía en Boeing 727-200, Boeing 737-200 y Fokker 28. Además de los mencionados Boeing 707 y Boeing 747.
El abanico de posibilidades para pasajeros del interior era inmenso, y las posibilidades de llegar desde otras ciudades a Córdoba para subirse los vuelos de larga distancia que partían desde Pajas Blancas, eran la forma de terminar de llenar a los cuatrirreactores. El éxito estaba asegurado, y esto se reflejo aun más, cuando en Septiembre de 1981 se decidió reemplazar al Boeing 707 por el mediático Boeing 747 en las operaciones desde estas tierras mediterráneas, y extender las mismas inclusive a la Gran Manzana.
Es decir, en septiembre de 1981, Córdoba tuvo el lujo de tener vuelos Córdoba - Miami - Nueva York en Boeing 747-200 una vez por semana, mientras se mantenían los Córdoba - Madrid - Londres vespertinos, también una vez por semana.
Cerca del año 1983 las operaciones cesan por una reestructuración de políticas en la empresa. Sin embargo, a la ruta Córdoba - Miami le quedaban varios capítulos más, que los iremos analizando uno por uno en próximos informes, hasta llegar a los tiempos que corren.

Fuente: Archivo de blog aeropuerto Córdoba.
Fotografías: Luis Quiñones, Alberto Domínguez y Gustavo D'Ascenzi.

No hay comentarios: