Agenda aeronáutica de Córdoba

*1 de julio de 2017 - GOL empieza a volar Salvador de Bahía - Aeropuerto Córdoba

*17 y 18 de agosto de 2017 - Encuentro nacional de Aero Boero - Morteros
*16 y 17 de septiembre de 2017 - Festival Aéreo - Las Varillas
*23 y 24 de septiembre de 2017 - Festival Aéreo - Villa María
*30 de septiembre y 1 de octubre de 2017 - Festival Aéreo - Bell Ville
*6 y 7 de octubre de 2017 - Festival Aéreo - Marcos Juárez
Flightradar24.com

martes, 9 de junio de 2015

El adiós a un icono del aeropuerto Córdoba

Es inminente la mudanza hacia la nueva torre de control del aeropuerto Taravella en las próximas semanas, tal como se lo venia anticipando.
Y cuando la actual torre sea demolida, entre los escombros de la misma quedara sepultada buena parte de la historia de la aeroestacion de camino a Pajas Blancas.
Es que su desaparición se llevara a uno de los pocos recuerdos vivos que aun permanecían en pie, desde que el aeropuerto fue inaugurado allá por fines de la década del 40’.
Los tiempos que corren, las necesidades del avance de la tecnología, y el saber responder eficazmente a un tránsito cada vez mas congestionado, no dejan más opciones que trasladarse hacia una construcción que tendrá todas las comodidades y mejoras que los controladores aéreos cordobeses han venido pidiendo durante años.
Sin embargo, y pese a los beneficios que la imponente nueva torre de más de treinta metros tendrá, la antigua “pecera” como muchos la llaman cariñosamente, atesorara en su retina el nacimiento del aeropuerto, y aquellos buenas y malos momentos que durante años se han sucedido a la vera de la ruta E-53.
Quedaran por ahí dando vueltas las imágenes de aquellos controladores aéreos que cumplían turnos solos, y en la cual su única compañía era con suerte alguna radio Spica o un viejo televisor a blanco y negro que hacía las veces de cable a tierra con el mundo exterior.
Seguramente si la torre pudiera hablar contaría de aquellas jornadas de plataformas repleta de aeronaves y gente trabajando debajo de ella, o de otras en que lo único que se movía en el asfalto era una liebre.
También se quejaría de las tormentas que debió soportar, del frio y del calor, pero seguramente nunca dejaría de agradecer por tener la mejor vista de todas.
Hoy las cosas son diferentes. Los turnos se hacen de a tres o a cuatro personas, los celulares son la conexión con el resto, y la ciudad se ve cada vez más densa hacia el sur y el oeste.
Cambia todo cambia, y no solo el entorno. También las caras de los controladores. Que en muchos casos son los hijos de antiguos trabajadores que supieron lo que fue trabajar por “el pancho y la Coca” como vulgarmente a veces se dice. Increíble, pero son esas mismas personas que dos décadas atrás correteaban por el aeropuerto tal si fuese un gran patio de juegos.
Pero lo que no cambia son “esas charlas de mates” nos afirman los más veteranos operarios de la torre. Ese infaltable elemento argento tan importante como un micrófono o una pantalla de radar han estado siempre al pie del cañón, y seguramente lo seguirán estando.
Todavía se discute la fecha exacta en el cual la actual torre del aeropuerto Taravella fue inaugurada. Algunos dicen a principios del 50’, y otros a fines de esa década. Pero tener la certeza del día exacto es casi un dato menor.
Lo cierto es que en el mes de julio, sesenta años de historia del aeropuerto Córdoba se irán para nunca más volver. El motivo justifica uno y mil informes al respecto y podríamos estar días hablando del tema. Pero solo lo resumimos en las pocas líneas de este artículo.
¿Qué hace la torre y a quien controla?

Si bien el lugar físico cambiara (ahora la nueva torre estará más hacia el norte del predio aeroportuario), su zona bajo control no será modificada en absoluto.
La torre de control del aeropuerto Taravella controla aquellos vuelos que operan dentro del CTR CBA. Es decir, 15 millas nauticas al sudoeste, oeste, este y sudeste, 22 millas al norte y noreste y 20 millas al sur. Sus límites verticales son desde la superficie hasta nivel 065 (6500 pies).
Es una torre bilingüe, y su visibilidad es restringida hacia un sector del oeste. Este problema se solucionara con la nueva construcción.
La torre de Córdoba no solo controla aquellas aeronaves que salen y llegan desde el aeropuerto Pajas Blancas, sino también las que vuelan por corredores visuales que están bajo su control.
Sus frecuencias de comunicaciones son 118.30 (principal) y 121.75 (superficie).


Fotografías: Archivo blog aeropuerto Córdoba, Eliseo Carnero y extraídas de internet (autores desconocidos)

No hay comentarios: