Agenda aeronáutica de Córdoba

*8 de junio de 2017 - Primer vuelo de Amaszonas Uruguay en ruta Córdoba - Montevideo - Aeropuerto Córdoba

*1 de julio de 2017 - GOL empieza a volar Salvador de Bahía - Aeropuerto Córdoba
*17 y 18 de agosto de 2017 - Encuentro nacional de Aero Boero - Morteros
*16 y 17 de septiembre de 2017 - Festival Aéreo - Las Varillas
*23 y 24 de septiembre de 2017 - Festival Aéreo - Villa María
*30 de septiembre y 1 de octubre de 2017 - Festival Aéreo - Bell Ville
*6 y 7 de octubre de 2017 - Festival Aéreo - Marcos Juárez
Flightradar24.com

martes, 12 de abril de 2016

Conocimos la catedral del spotting: Aeropuerto de Saint Maarten (parte 2)

SPOTTING 20 A 26 DE MARZO DE 2016

La llegada al paraíso

Empieza la travesía de nuestro viaje al emporio del spotting. Desde la ciudad de Córdoba nos embarcamos al COPA 100 que todas las noches despega desde el aeropuerto Taravella hacia el de Tocumen de Panamá. En este caso, nuestro avión asignado fue el Boeing 737-800 HP-1826CMP, con configuración para 16 pasajeros en clase ejecutiva y 138 en económica, y equipado con pantallas individuales de entretenimiento en todos sus asientos.
Luego de seis horas y quince minutos aterrizamos a las 06:20hs (hora PTY) en ese aeropuerto centroamericano. Bajamos del avión, y rápidamente conectamos en el COPA 134 que nos llevaría hacia Saint Maarten. El tiempo de conexión fue de poco más de una hora.
En el aeropuerto de Tocumen hicimos el correspondiente spotting, aunque eso quedara para informes venideros.
Ya sentados en el avión que nos trasladaría hacia Saint Maarten, nos sentimos un poco más cerca de alcanzar el sueño de toda la vida.
Cómodamente en nuestros asientos de otro Boeing 737-800 de matricula HP-1822CMP, despegamos hacia la “catedral de spotting” por la pista 03L.
Dos datos informativos de diferente índole: El HP-1822CMP tenía la misma configuración que la aeronave del primer vuelo, y un pasaje ida y vuelta en clase económica entre Córdoba y Saint Maarten ronda los 2500 dólares (aproximadamente 37.000 pesos argentinos).
Seguimos.
Ya en vuelo hacia Saint Maarten, sobrevolamos lateralmente el norte colombiano y venezolano, destacándose algunos sectores de montaña realmente bellísimos.
Tras dos horas y media de vuelo, y de disfrutar de un excelente servicio a bordo, iniciamos el descenso hacia el aeropuerto Princess Juliana.
Casi todo el vuelo se desarrollo sobre aguas del Mar Caribe, y recién volvimos a ver tierra en nuestro aterrizaje en la isla.
El cambio del color azul al turquesa mientras más nos íbamos acercando a las costas de Saint Maarten, era notorio.
El aterrizaje (como todos los que ocurren en ese aeropuerto), se dio por la pista 10 de la famosísima Maho Beach. El lugar más emblemático de todo el planeta para fotografiar aviones.
A un costado observamos el Sunset Bar, otro lugar al que le dedicaremos un espacio especial en otro artículo. Pero a modo de adelanto, solo podemos decir que se trata de un bar en donde el público se sienta, disfruta de una comida o una bebida, mientras ve los aviones aterrizar sobre la playa a pocos metros.
Saint Maarten, la isla que vive de los spotters

Mientras volábamos desde Córdoba hacia Saint Maarten, nuestro interrogante era saber si “eso de fotografiar aviones”, era tan relevante para el lugar como creíamos. O si éramos solo nosotros los ansiosos por llegar a la isla, por nuestro simple fanatismo por la aviación.
La realidad es que basto con poner un pie en el aeropuerto, para darnos cuenta que esta ciudad, vive de su aeropuerto, y nuestra conclusión fue la siguiente:
El aeropuerto Princess Juliana recibe a miles de turistas todos los días que llegan para disfrutar de las hermosas playas, y el singular paisaje.
Pero no solo eso. Muchos de ellos llegan SOLAMENTE para curiosear, el pasaje bajo de los aviones. Tan bajo, que según muchos de ellos, casi que se los toca con las manos.
Si bien en ese grupo de personas entran los amantes de la aviación de todo el mundo, también están aquellos que solo les llama la atención el simple hecho de imaginarse mar, playa, y aviones, en un solo lugar. Algo que en contados lugares puede pasar. Otro ejemplo parecido, puede ser Pucket, en Tailandia.
El aeropuerto es temático con el spotting. Lejos de nuestras autoridades de seguridad que cierran miradores, persiguen spotters, y ven la fotografía de aviones como un peligro para la seguridad, en Saint Maarten se hace honor al hobby.
Adentro del mismo aeropuerto existe, por ejemplo, una muestra fotográfica de spotters, con imágenes increíbles de Maho Beach y sus aviones.
Mientras más caminábamos la aeroestación, mas nos sorprendíamos.
Otro ejemplo más: Una de las puertas que divide la parte publica de las sala de arribo, tiene pegada una gigantografia de la foto de un Jumbo 747 sobrevolando la playa.
Pero no es todo. Si no basto con lo anteriormente comentado. En la zona de mostradores de check in, hay una maqueta del aeropuerto con perfectos detalles del mismo y de sus alrededores.
Si hay todo lo que les decimos. Es obvio agregar, que en el mismo aeropuerto el merchandising de Maho Beach es más que variado.
Hay remeras, gorras, postales, tazas, llaveros, y todo lo que se puedan imaginar con imágenes de aviones.
¿Se va entendiendo porque hablamos y repetimos tantas veces lo del paraíso del spotting? Y eso, todavía, no es nada a comparación de lo que les mostraremos en las próximas semanas…
VIDEO: Nuestro aterrizaje en el aeropuerto Princess Juliana de Saint Maarten. Observar bien el pasaje sobre la playa.

No hay comentarios: